, , , ,

Baños de Bosques amplía sus parajes de Otoño

Quiero compartir con vosotr@s nuevas experiencias que han sucedido en este intenso verano del 2017.

Amplio los Baños de Bosques a la Provincia de León, en concreto en al Valle de Laciana y su pueblo Orallo.

En Orallo he descubierto espacios abiertos para ver la lejanía del mundo, hierba sobre la que andar con los pies descalzos sintiendo su frescura, la suavidad que posee es un masaje para el cuerpo que calma el espíritu.

Recorrer sus montes y sus bosques es entrar poco a poco en un estado de bienestar donde la visión de hadas, duendes y elementales te parecería natural.

Quizá en algunos lugares no hay árboles de grandes diámetros, sin embargo, son armónicos en su propio crecimiento, la red que han creado es intensa y limpia, los arroyos de aguas transparentes, riegan de forma permanente la tierra y te invitan a sumergir los pies en ellos.

Situarme en esa tierra y desear compartirla fue algo instantáneo.

Compartirla en pequeños grupos, en los que el respeto se extienda hacia sus montañas y al cielo que lo protege.

¿Cómo conocí este Valle y este tranquilo Pueblo?

La Junta Vecinal de Orallo y su presidente como representante, sintió que era un buen lugar para realizar Los Baños de Bosques, personas amables, serias, cultas y esculpidas por el trabajo que daba vida al Valle, la minería de Carbón que sienten su tierra y la energía que esta posee.

Los periódicos de León se hicieron eco de esta colaboración que hemos comenzado con gran ilusión.

Os dejo los enlaces, y os anuncio nuevos programas para Baños de Bosques.

Baños de Bosque en Orallo, Relajación y Naturaleza unidos

Orallo, León, se une al Circuito de Baños de Bosques

¿Os unís a esta experiencia tan vivificante como relajante?

Quieres recibir escritos de este blog?    suscríbete a la Newsletter.

, , ,

Disfrutar, Re-aprender en un Baño de Bosque

Hace unas semanas disfrutamos de un Baño de Bosque en el Macizo de Montserrat.
Fue una experiencia nutritiva, donde las personas estuvimos dispuestas a ser nosotr@s mism@s.
Los cuerpos se iban relajando, abandonando las tensiones.
En los rostros la piel se alisaba, absorbía la luz del sol, aparecían las sonrisas y brillaban los ojos.
Personalmente sentía que me sucedía lo mismo.
El momento que vivía era el único posible, era el único que merecía la pena vivir.
Pienso que lo mejor es ver los momentos que vivimos en este vídeo.
Quiero agradecer a tod@s los participantes de estos Baños de Bosques su autorización para realizar las fotos, a Marià Moreno, fotografo coach, su aportación desinteresada, a mi apoyo y co-guía José Mª Carrasco sus aportes casi invisibles e imprescindibles para el desarrollo del Baño de Bosque.

, , ,

Bailando con el bosque

Bailo en el bosque

La naturaleza me ofrece su música. Siento su ritmo.

La libertad del viento me invita a bailar.

Estoy en el sitio adecuado, en el momento preciso y la música del bosque me acompaña.

Sin casi darme cuenta cierro los ojos, mis pies piden libertad, me descalzo y comienzo a girar lentamente.

Abro los brazos, noto como se abren los poros de mi piel para recibir lo que el bosque me entrega.

Sonrío con placer. Entran por la boca sus aromas, mastico alimento para el alma, para el cuerpo.

Me relamo como un gato satisfecho, sigo girando, respiro profundamente y la risa brota acompasada con la música.

Carcajadas de alegría recorren mi cuerpo, el bosque me acepta.

La hierba, suave y húmeda, despierta mi alma dormida.

Sé quién soy, sé quién fui y aprendo qué seré.

Acepto la lección que el bosque me enseña, amor, apoyo y respeto.

Me recuesto sobre un árbol caído que vive en su unión con sus hermanos.

Descanso fundiendo mi luz con su luz.

Agradezco sus regalos.  Salgo del bosque cargada de aire, de música y de vida.

Quieres bailar con el bosque? Te animo ha hacerlo.

Quieres recibir escritos de este blog?    suscríbete a la Newsletter.

 

,

Date la oportunidad de ser tú mismo/misma

Ya soy yo, puedes responder.
Y tu quién eres?

Mi experiencia personal y laboral me habla que somos muchos en uno.

Es algo bueno en sí mismo. Dice de nosotr@s que somos adaptables.

La adaptabilidad es necesaria para vivir.

La historia cuenta que las especies que no se adaptaron se extinguieron completamente.

En nuestro caso, si te pones a pensar verás que te comportas de distintas maneras según el ambiente en el que estás.

Con tus amigos.
Con tus compañeros de trabajo.
Con tu familia cercana.
Con tu pareja, si la tienes en este momento.
Con las personas que conoces recientemente.
Contigo cuando estás a solas.

Estos son los ambientes generales en los que nos desenvolvemos de forma habitual. Puedes añadir o quitar de la lista lo que sea más afín a ti.

Lo que importa es que nos adaptamos para encajar en diversos grupos.
Esta adaptación es sana o insana dependiendo de lo que te exijas a ti mism@.
Hace tiempo, yo también me adaptaba, y había una pregunta que me rondaba por la cabeza:

¿Esta adaptación hace que deje de ser yo? ¿Cuándo soy “más” yo?

Me dediqué a bucear en libros, realizar cursos, meditar, etc, etc.

Los puntos claves utilizo para reconocerme en cualquier momento son:

Observar cómo me siento en cada situación.

Pedir el tiempo necesario para tomar mis propias decisiones.
Escuchar atentamente a la persona que me hable.
Hablar sólo cuando me apetece.
Acudir a reuniones y encuentros o no acudir según desee.
Buscar momentos, espacios para mí y mis animales.
Percibir que estoy alineada en el hacer, pensar y sentir en su conjunto.

Y tú, qué estrategias utilizas para ser tu mism@ en el día a día.
Quieres poner en prácticas estos puntos que te he comentado?

Si te apetece seguir recibiendo escritos de este blog suscríbete a la Newsletter.
En caso de que te apetezca que te acompañe en el encuentro de ti mismo te propongo que realices un descanso de autoconocimiento con una ruta de baños de bosque.

Mejora tu autoestima con los Baños de Bosque

Estás Cansad@ de oírte: Ni esto sé hacer, si es que… no valgo para nada.

Tu autoestima está herida. Te estás avisando que quieres cambiar este estado.

Cuando tienes una herida física lo habitual es curarla. En el caso de heridas invisibles, esas que no ves pero notas en el día a día, es complicarlo hacerlo.

Yo encontré la cura para calmar mis heridas en el bosque, después de calmarlas aprendí a curarlas.

Bañándote en la atmósfera que el bosque desprende, puedes ser capaz de comenzar a reconocerte, a aceptar esas buenas cualidades que tienes.

Experimentando los colores del bosque descubres que el blanco y el negro están integrados y mezclados con infinidad de tonos.
Cuando te concentras en los aromas que el bosque te ofrece, te das la oportunidad de aprender que eres excelente, tienes muchas cualidades que sólo esperan a que las utilices.

Escucha los sonidos que existen dentro del bosque, variados, combinados como tú mism@ eres.

Tantea y nota las diversas texturas. Es diverso y tiene una oferta amplia de diversidad.
En la Naturaleza, en el Bosque nada sobra, nada falta, los ciclos se suceden con cambios aceptados y aprendidos.

Lo que existe en el Bosque es necesario para que éste viva con plenitud.
El sol que entra y las sombras que produce las necesitan para las diversas plantas lo forman.

Las hojas que caen al suelo son necesarias para abonar el suelo y que surjan brotes nuevos y fuertes.

Cuando hagas un paseo por el bosque, fíjate en lo que te rodea, admite el conjunto igual que tú eres un conjunto complejo y con potencial infinito para crecer y creer en ti.

Si quieres seguir recibiendo información sobre estos temas, suscríbete a la newsletter.

Si quieres realizar un taller de baños de bosques con grupos pequeños, por favor, clica aquí para más información.

Un paseo mágico en el bosque

Te apetece relajarte, sentirte en paz, sin prisas?

Te hago esta propuesta para que puedas conseguirlo.

Desplázate a un lugar con arbolado.

Paseate con despreocupación, deambula sin ningún fin determinado, déjate llevar por los senderos que aparezcan y te apetezca coger.

Párate, cierra los ojos, respira sin pudor.

Inhala aire, siente su particular aroma, su temperatura entrando en tu cuerpo.
Suelta el aire poco a poco.

Vuelve a caminar observando los distintos tonos, deja que tu vista se relaje, evita buscar algo concreto.

Cuando quieras comienza el camino de vuelta.

Al salir, finaliza tu paseo mágico con una inspiración profunda y expulsa el aire con fuerza.
Da las gracias.

Si quieres más información sobre una sesión personalizada, por favor, haz click aquí y contacta conmigo.
Si quieres más información sobre una sesión con un grupo, por favor, haz click aquí.